viernes, 28 de marzo de 2014

Crìtica: El Triste Olor de la Carne, de Cristobal Arteaga Rozas (3º FIACID 2014).


Por: Gisella G. Barthè. 

El film sigue a Alfredo Barrera (Alfredo Rodriguez), grabado en plano secuencia, un film organico demuestra la vida de  un hombre convencional a quien la vida le da un inesperado giro. Como cada día Alfredo lleva a su hija al colegio, sin embargo, ese dia no será un día cualquiera. Con cierta influencia de un dia de furia y el empleo del tiempo de Cantet, nos muestra un hombre de familia que por primera vez cambia su itinerario, de hecho, no será lo único que cambie durante el día. Nadie imaginaba que en pocos minutos fuera a ser desahuciado de su vida, pero lo que tampoco nadie sabía es que Alfredo va un paso por delante, y tiene un plan. Un film que nos muestra la terrible realidad de la España actual, el pesimismo la perdida de todo, trabajo,acosado por la crisis, sus sentimientos vida, lucha por mantener la familia pierde todo, mas todo saldrá de control y el amor a su hija a no dejarla en el vacio lo agobia pèro también lo llena de lucha.

Grabada con una cámara al hombro y haciendo hincapié en los detalles, El triste Olor de la Carne, pretende reflejar de manera realista y cercana, rozando incluso el género documental, la situación de crisis que atraviesa el país. Para ello utiliza el ejemplo de uno de los casos más repetidos en los informativos, el desahucio de una familia. Una obra cruda pero a la vez intensa y real cual personaje se resiste al desahucio familiar. Una de las película mas interesante y de fuerte candidata al ganar en el festival Fiacid en competencia internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada