lunes, 4 de julio de 2011

AHOGADOS POR NUMEROS, de Peter Greenaway-1988.

El inglès Peter Greenaway (Foto izquierda), director del film, naciò en 1942 y, ademàs de diseñar la portada de diferentes libros, realizò el montaje de varios documentales , filmando en 1966 su primer corto llamado "Tren". En 1980 se inicia en el largometraje con "The Falls"(Las Caìdas). Tambièn trabajò bastante en video. "Ahogados por Nùmeros" , el film que comentamos comienza con un encuadre de contenido extraño: En primer tèrmino un ave muerta cuelga de un palo y en perspectiva se ve una casa de fachada iluminada con una niña en el portal que salta la cuerda y cuenta las estrellas. Seguidamente llega un jovencito de 11 o 13 años y una pareja alcoholizada que pasa junto a ellos. Luego vemos un bosque con niebla y a Joan Plowright (la madre del muchacho) que sale de èl y avanza a su casa para matar a su infiel marido (el de la pareja) "Sumergièndolo en la bañera al contar hasta tres".

Hasta aquì, Greenaway, nos muestra, en primer lugar, su capacidad para estilizar la imagen valièndose de una iluminaciòn que distorsiona los rostros de manera expresionista y que recuerda, en algunos planos , a bodegones extraordinariamente bien pintados. Igualmente personajes como la niña y tema como la muerte son estilizados para servir a una narraciòn poco comùn que en vez de acercar al pùblico a una mayor identificaciòn lo distancia. Y es curioso porque en sì lo que se està viendo es un policial con todas las caracterìsticas respectivas: Hay crimenes, un par de detectives investigando, encubrimientos, y tres culpables-responsables cuya acciòn no està supeditada a la "Belleza " de la fotografìa (que es muy buena) sino està al servicio de la misma ya que demuestran ser frìas, calculadoras y cinicas al protegerse mutuamente y con gran desparpajo admitir una culpa que en el fondo no sienten. (Foto izq: Escena sexual del iniciò).

En este sentido, Greenaway, que es arquitecto, pintor y escritor de profesiòn, ha armado un mundo aparte en donde demuestra grandes conocimientos del manejo audiovisual , el cual mantiene en toda la cinta un ritmo muy controlado , un ejemplo de ello es el dìa de playa: Donde desde una panoràmica descendemos hasta el campamento y allì recorremos , mediante un largo travelling , diversos ambientes observando conductas cuya distribuciòn espacial ha sido ubicada de manera muy compensada en el interior del cuadro y que en algunos momentos se siente opresivo por lo recargado y barroco, asemejàndose a las portadas de revistas de decoraciòn: Milimetricamente muy bien estudiadas, artificiales pero acogedoras. (Foto izq: Afiche del film ).


El humor negro y lo absurdo ,presente en el guiòn, da un tratamiento diferente a la historia que ha sido dividida de una manera tradicional. Y en donde los conflictos no buscan ser existencialistas ya que se resuelven ràpidamente quitando la vida la varòn como producto de un impulso que inconcientemente revela la superioridad de la mujer, y que el crimen no paga pues las 3 asesinas-serial killers, curiosamente con el mismo nombre y que unidas conforman una especie de Santisima Trinidad salen airosas, triunfadoras y festejan al parecer sin esperarlo su muerte numero 100 (el forense) con mùsica clàsica y fuegos artificiales. Los hombres manifiestan un caràcter dèbil , manipulado y son desaparecidos hasta en los juegos que pierden como el niño suicida narrador quien en off describe y acepta su suerte y la de los demàs. (Foto izq: El forense , probando su ùltima cena antes de morir).

No sè hasta que punto dicho enaltecimiento femenino sea una constante en la filmografìa de Greenaway , como si es por ejemplo en la del director japonès Akira Kurosawa cuyas mujeres son fuertes, traidoras, intrigantes y con una agresiva carga sexual . Lo que sì se nota es su libertad de autor (tambièn creo el argumento ) para afirmar su puesta en escena, la cual destaca por su sobriedad y que queda expuesta claramente en las relaciones sexuales de las protagonistas que imponen su "Yo" buscando satisfacer una necesidad sexual primaria: El coito. En fin, ojalà podamos apreciar màs muestras como la ofrecida por las instituciones que hicieron posible esta importante exhibiciòn. (Foto izq: Las 03 serial killers, Madre e hijas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada