lunes, 18 de julio de 2011

POLVOS DE ESTRELLAS: 1970-1995. 3º Parte.

Empatan con 04 votos:

EL CARTERO LLAMA DOS VECES, de Bob Rafelson-1981: ¿Es acaso de extrañar que la literatura negra lanze a sus no siempre vigorosos protagonistas al acecho de, y a la pèrdida en, los añorados agujeros negros? Asì pues el feroz Jack , fiel a sus bajos fondos, no lo dudò un instante , babeando aquiles y ayala por todo lo que de comestible detentaba el dulce/càndido /pèrfido arte culinario de Jessica : A çomeeer! El con ella, èl contra ella, èl y ella, èl en ella hicieron de una oscura mesa la definitiva e iluminada meseta para desplegar lùbricos /continentes / humedeceres . Obvio es que para ese provecho sucio de polvo y paja , los cuernos debìan impajaritablemente , entrecomillar el goce. (Julio Hevia).

DOBLE DE CUERPO, de Brian De Palma- 1984: Craig Watson apareciò en el estudio porno vestido de nerd, lo esperaba la sexacional Melanie Griffith quien, màs arrecha que de costumbre , le preguntò : ¿Cuàl es tu cau cau flaquito? El respondiò : "Me gusta sapear". Ella sonriò ligeramente y le acariciò el cabello. De pronto Relax invade la escena y empieza el polvo envolvente: El la arrincona contra el espejo , ella se mueve lo mejor que puede: Jadeos, grititos y nuestro protagonista cree, por unos segundos, que se està tirando a la hembrita que amaba y que el indio enfriò, entonces arremete con màs fuerza, cierra los ojos y cuando los vuelve a abrir lanza un grito de horror: No era Melanie, se habìa tirado al calendario de Susan Leòn. (Eduardo Gutièrrez).

LAS EDADES DE LULU, de Bigas Luna-1990: La pobre Francisa Neri cae en manos ( y digo manos por no decir otra cosa ) de Oscar Ladoire , que le hace de todo, aunque bien que le gusta. Al regresar de un largo viaje al exterior, Oscar le mete inesperadamente un polvo por atràs, mientras ella chilla, èl piensa: "No te me hagas la del culo angosto". De todas formas , esta incursiòn trasera termina siendo una palomillada comparada con lo que le pasa despuès a Lulù al meterse a chambear en shows sàdico-eroticos, donde terminan dàndole hasta por la oreja.. Bigas Luna , eres un enfermazo: serà por eso que acà muchos se horrorizan ante la sola menciòn de tu nombre. Nunca cambies . Y tù tampoco , Lulù. (Sergio Burnstein).



EMMANUELLE, de Just Jaekin-1974: Franchute incorregible. Emmanuelle era una flaquita de "Alto vuelo": lo hacìa en el aviòn o en la playa. Super arrechable, dotada de una garganta profunda y de un par de cavidades utero-anales que serìan la envidia de la cortesana Mesalina, se acostaba con quien fuera (si era un viejo billetòn mejor) . Su mejor pose , el sandwich triple, bien merecìa una mordida mayor. !Vive la France!. (Cèsar Pereyra).



HISTORIA DE O, de Just Jaekin-1975: Siguiendo las enseñanzas del Marquès de Sade, "O" hembrita pendeja y masoca, no encuentra mejor forma de demostrar su amor hacia los hombres que entrenàndose en la forma màs efectiva de conjugar placer y dolor. Toda una escuela que enseña a ex-señoritas a preparar el cuerpo para la plena satisfacciòn de los amantes màs arrechos. Cueros y cadenas a discreciòn. (Miguel Mejìa).






MATADOR, de Pedro Almodòvar-1986: "Polvo" eres y en "Polvo" te convertiràs, parece el epìlogo de este filme, ya que despuès de un tremendo polaco, sin piedad para los pobres genitales del torero, un fàlico sable y un penetrante disparo, despiden a los amantes de este cochino mundo, para seguir "forrando" en el màs allà y regar las nubes con semen y jugos vaginales, a ver si crecen algunas florecitas. (Carlos Castro).


LA NARANJA MECÀNICA, de Stanley Kubrick-1971: Al "Moloko -plus" Alex le añadiò unas gotas de Malta Polar y se puso oso. Entonces dos hembras que degustaban fàlicos chupetes en una tienda de discos supieron de trompetas y trombones. Y como si el mundo se fuera a acabar este trìo tira a todo dar al son de la obertura de la òpera Guillermo Tell . "El Llanero Solitario" - sin antifaz y calato- cabalgando las "grupas" y "conejos" que perturban la "gulivera" saliò corriendo del set de filmaciòn a refrescar el "falo" en un balde de agua helada. Kubrick suspirò y le cantò al editor - mismo "Zambo Cavero- "!Que buena, que buena que estaba la gringa!". (Oscar Contreras).

....Continuàra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada