viernes, 15 de julio de 2011

POLVOS DE ESTRELLAS: 1970-1995. 2º Parte.

Empatan con 05 votos:

ATRACCIÒN FATAL, de Adrian Lyne-1987: Glen Clouse y Michael Douglas se conocen y desde el primer momento se atraen, se desean , hasta que tiran... en la cocina. Es un polvo animal, brusco, pasiòn momentànea; Michael se arrepiente y decide terminar, pero Glen no es ninguna cojuda y aplica el lema: "Si esa cabecita no es mìa , de nadie". Por suerte , no se acomplejò como Lorena Bobbit (aunque estuvo bastante cerca) y dejò a Michael completo para deleite de sus hermanonas Sharon y Demi. (Patricia Gavidea).

LUNA DE HIEL, de Roman Polanski-1992: Si el amor acata tambièn la ley de que muere joven quien vive ràpido , què mortal no quisiera sufrir tal desgaste a "manos" de Mimi (la envidia de Oscar nos une en una secta con plegarias de perversiòn) . No sòlo es una arrechante bailarina y chuchumeca impùdica, sino que tiene una manera tan especial de servir el desayuno. Mimi quiero teta. (Miguel Rivero).

ATAME! , de Pedro Almodòvar-1990: Despuès de una celebrada masacre callejera con cadenazos, harta patada y cirugìa plàstica gratuita , Banderas entrò al cuarto con la boca cerrada por el dolor y el orgullo, hacièndose el machito (los hombres no lloran) , pero en realidad le dolìan hasta los vellos de las axilas. La paliza no sòlo le demostrò que era màs baboso de lo que pensaba sino que tambièn le emparejò el cacharro y lo dejò tan ¿sexy? que la flaca Victoria Abril se olvidò que era su prisionera , se apiadò de èl, llorò, le curò las heridas , se las besò, las lamiò y despuès el hizo un tratamiento de primeros auxilios que requerìa 75 poses diferentes. La rica Vicky gime con autoridad: "No te corras, no te corras". (Martìn Haro). (Foto izq: El buzo de juguete que Vicky Abril se introducìa en la vagina)

CASANOVA, de Federico Fellini-1976: El aventurero veneciano atravesò el embrabecido mar de celofàn para poseer a una chinita super arrecha. Casanova dio cuerda a su reloj-pajarito y susurrò la misma frase que recitaba angustiosamente un gordito simpaticòn en un cortometraje peruano: "Quiero hacerlo de varias formas". La monjita accediò y comenzò la maratòn sexual. Una decena de poses despuès que , incluso excitaron al conde pajero que sapeaba por el orificio del cuadro (al parecer, el ùnico hueco que podìa penetrar), la cortesana bramò de placer. Fellini gritò : Corten! y le pregunò a Sutherland : ¿La ùltima pose es la "Mariposa Venus"? Y el actor respondiò : "No choche , se llama Pespuntada del zapatero". (Eduardo Gutièrrez).



CALÌGULA, de Tinto Brass-1979: Desde que le abrieron los ojos con alambres en "La Naranja Mecànica" el loquito Malcolm McDowell no volviò a ser el mismo . Comenzò a ver a todos calatos. Se diò una vuelta por la antigua Roma y con el pretexto ( y la ventaja) de ser el "Cèsar" malograba a cuanta tipa se le cruzaba . Sus tonos eran bien conocidos: Tragos, los mejores traseros del imperio y algùn burro para hacerle competencia en el sabio ejercicio del poder. No dejò descansar ni a su madre pues mamò hasta los treinta, dejàndola anèmica y paranoica. En sus escasos momentos de lucidez creìa ver a Edipo fornicando con Elèctra. En el colmo de la fraternidad se mandò un descarado y deprimente polvo con su linda hermanota muerta. Muriò porque no usò condòn. (Martìn Haro).

CORAZÒN SATÀNICO, de Taylor Hackford-1987: Lisa Bonet le pidiò a Mickey Rourke : "Hazme ver la luna y las estrellas". Mickey respondiò: "No soy Tom Hanks, pero verè que puedo hacer". El polvo empezò bacàn , el problema es que Mickey no sabìa que se estaba tirando a su propia hija. En pleno mete y saca , al borde del clìmax y antes de romper el catre , interpretò mal los gritos de la morena: "Me quiero morir , me quiero morir " y le diò gusto ahogàndola con su propia sangre. De no ser por la intervenciòn de Satanàs (Robert de Niro) - y la productora , que cortò 10 segundos para que la cinta no se convirtiera en triple X- el asunto hubiera terminado en necrofilia sanguinolenta. (Eduardo Gutièrrez).

.....Continuàra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada