miércoles, 11 de mayo de 2011

LOLITA, (1962), de Stanley Kubrick.

El mayor problema de Kubrick en la etapa de pre-producciòn de "Lolita" - adaptaciòn cinematogràfica de la novela homònima de Vladimir Nabokov - fue la elecciòn de la protagonista. Ante las dificultades para encontrar una con la edad requerida por el guiòn (12 ò 13 años) , el realizador eligiò a Sue Lyon, de 14 años, y dejò a la imaginaciòn de los espectadores el decidir què edad tenìa en la pantalla. Asì naciò la "Lolita Cinematogràfica" por antonomasia.

Muy hàbil y conociendo la fama de la novela , Kubrick deja el aura provocadora , violenta y explìcita de su trabajo anterior para asumir la historia de manera màs sencilla, dejando paso a la sugerencia y a la frase que incite al pùblico a pensar, pero no a ver, la relaciòn cu a si incestuosa entre Sue L yon (Lolita) y James Mason (Humbert). Lo abiertamente eròtico ha sido entonces velado y son pocas las circunstancias en las que se da paso a lo explìcito.

Sue Lyon (Lolita)

Los personajes intercambian roles y asumen otras actitudes para lograr sus ansias de posesiòn. Lolita, al no poder controlar a su madre con la que rivaliza, manipula a Humbert al vivir con èl. Este, divorciado y sin ganas de volver a casarse, lo hace con su vulgar casera (una estupenda Shelley Winters) para tener cerca a su hija. Lo irònico del caso es que padrastro e hijastra viven sus funciones de forma espontànea y natural, establecièndose con el tiempo la dependencia dominado-dominador.La vida de ambos , sobre todo la de Humbert tras practicamente huìr se vuelve claustròfobica , hermitaña, celosa, suspicaz y masoquista . Teme el castigo y que lo descubran por el pecado cometido. Su conducta tìmida, retraìda y aparentemente con poca experiencia sexual lo conducen a la autodestrucciòn.

Enfrentados: Peter Sellers (Izq.) - James Mason (Derecha).

En otras palabras es un antihèroe que vive una crisis emocional y lo ùnico que le anima es esa obsesiòn por la chiquilla. La decadencia de este profesor cuarentòn de francès, en vez de acercar al pùblico lo distancia, lo aparta, porque se vuelve mediocre y tiende a humillarse. Pero lo interesante del asunto es que da cierta envidia morbosa por poseer lo prohibido: Una adolescente rubia y bonita. No olvidemos ademàs que la historia se produjo en Inglaterra, paìs que acogiò al movimiento cinematogràfico llamado : Free-cinema, en una època en la que Lolita caìa como anillo al dedo por caracterizar a una juventud que estaba harta del principio de autoridad y el respeto a los mayores , exponiendo el desequilibrio de la misma y la tremenda hipocrecìa adulta, a travès del rechazo de la tradicional monarquìa inglesa. Sin ser de derecha ni izquierda, Lolita sòlo busca divertirse porque nadie le ofrece un futuro mejor , allì se halla precisamente el moralismo del que el director no pudo escapar.

Stanley Kubrick dirigiendo.

Kubrick no condena a sus personajes ; simplemente vemos, mediante una càmara generalmente quieta, el desarrollo de su descomposiciòn . Nos movemos en ese intimismo de engaños y apariencias. El argumento que comienza y termina con un crimen es circular y sòlo un eficiente uso del flashback (recuerdo) desde el càdaver nos explica los motivos de la muerte ¿Como evitarla si es Kubrick el autor?. A partir de ella asistimos a una efectiva progresiòn narrativa y a una correcta puesta en escena que destaca por la fotografìa en blanco y negro , que ha sido utilizada para enfatizar lo sòrdido del tema y en una clara referencia al cine negro norteamericano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada