domingo, 1 de mayo de 2011

Datos sobre los Personajes de "Los Cuentos Morales"de Eric Rohmer.(*)

Eric Rohmer

1.- El protagonista rohmeriano, siempre es un hombre el que conduce la narraciòn (salvo en el curioso titubeo que se registra en "La Carrera de Suzanne") , es el defensor de la moral y como tal constantemente emite juicios sobre sì mismo y sobre su conducta.

2.- A todo lo anterior se suma la raìz espiritualista presente en el pensamiento de Rohmer, que desencadena mecanismos de culpa en sus personajes , producto de una fuerte atracciòn por la tentaciòn intelectual de la ruptura de la norma, hecha a partir de de nociones catòlicas de tradiciòn jansenista, de ahì la importancia del pecado y la gracia; nociones que lo ligan a Robert Bresson. Se trata de la tentaciòn de una modificaciòn momentànea de lo que se considera "El orden de las cosas" (o se acepta como tal)sin aspirar por ello a cambiarlo en lo fundamental o de modo permanente.

3.- Los hèroes rohmerianos estàn siempre en bùsqueda de algo, gustan de colocarse en encrucijadas reales o imaginarias debido a la cual estàn obligados a explorar antes de tomar una decisiòn. Pero esta bùsqueda depende de mecanismos que se les escapa tales como la predestinaciòn y el azar, de ahì la importancia dada en cada cuento a los encuentros y reencuentros casuales ( Mi noche con Maud, La coleccionista, la Rodilla de Clara , y el Amor por la Tarde). Escena de Mi noche con Maud.

4.- La predestinaciòn y el azar son relativos, puesto que juegan al interior de un determinismo invisible, de un "destino" fijado de antemano por el autor, que ha establecido cuidadosamente un itinerario para cada uno de sus personajes, pero que se las arregla para que su designio no aparezca o estorbe.

5.- Todos los protagonistas de los "Cuentos" tienen este itinerario trazado: Se van a casar dentro de poco (Como Jean Claude Brialy en "La rodilla de Clara") o tienen una relaciòn aparentemente sòlida con su esposa (como Frederic, el personaje de "El amor por la tarde"), pero al interior de este itinerario dudan y vacilan, que es lo que le interesa a Rohmer, pues implica una Opciòn Moral. Es cierto que el autor juega en todos los casos a favor de la fidelidad conyugal, pero tiene cuidado de sugerirlo de tal modo que el espectador no se sienta teleguiado.

El DESAFIO DE SU CINE:

Consiste en interesar al espectador por una serie de acciones minimas , sostenidas por la capacidad de la puesta en escena, puesto que las opciones de sus personajes son esencialmente cerebrales, envueltas en un discurso mental o verbal que pone en juego un cùmulo de referencias culturales cuyo punto màs alto es la discusiòn pascaliana en "Mi noche con Maud", que es un apasionante enfrentamiento entre catolicismo y marxismo que preludia la oscilaciòn del protagonista ente deseo y libertad (Maud)y amor y fidelidad conyugal (Francoise). Es casi inùtil aclarar que se decidirà por està ùltima, plasmando una vez màs la actitud conservadora y espiritualista de Rohmer, actitud que no disminuye un àpice a lo enorme de su cine y que nos parece perfectamente inofensiva.

EL INTERES DE SU CINE:

Su extraordinaria actualidad dentro del cine moderno , deriva de su abierto planteo y resoluciòn de problemas estèticos ,fundamentales: El lugar que ocupa el cineasta como constructor de historias, la funciòn de la puesta en escena, la relaciòn entre personajes y decorado al interior de un espacio que cuenta esencialmente como lugar fìsico y factual pero que es a la vez lugar privilegiado donde se enfrentan las ideas y se definen pesonajes. Verdadero centro geogràfico y vital de una combinatoria de posibilidades manejada con lògica implacable.

(*)Fragmentos del articulo "Introducciòn a los Cuentos Morales" de Federico de Càrdenas. Revista Hablemos de Cine Nº 71-abril 1980.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada