martes, 10 de mayo de 2011

SCANNERS, (1980),de David Cronenberg.

Cameron Vale (Stephen Lack)

Dentro del gènero fantàstico, David Cronenberg fue considerado uno de los puntales en los años 70 al utilizar el cuerpo humano como elemento destructible , ya sea a nivel corporal o psicològico, pauta narrativa que se repite en la que podrìamos denominar su segunda etapa: Los años 80, comenzada con "Scanners, mentes destructoras", pelìcula que plantea la lucha del bien y el mal, representada por el conflicto de los hermanos telekinesicos Cameron Vale (Stephen Lack) y Darryl Revok (Michael Ironside) quienes disputan sus identidades y poderes.

Izq: Michael Ironside (Scanner destructor)

Hasta aquì podrìa parecer la tìpica historia del choque entre 2 polos opuestos que se rechazan pero que no dejan de sentir asombro y fascinaciòn por el otro. Sin embargo, el director demuestra habilidad a nivel visual y manipula el inconciente del espectador al sugerir, en la secuencia final, una suerte de paràbola religiosa que se trasluce en la afirmaciòn de crear una nueva humanidad y/o "salvador " que regirà el mundo, pero no de manera beneficiosa sino destructiva , a lo cual cuando Darryl-Caìn de manera demonìaca "tienta" a Cameron-Abel con la dominaciòn mundial. Este, rechaza la opciòn con una actitud a lo "corazòn de Jesùs": De pie, altivo, con las manos extendidas y sangrantes en medio de la habitaciòn que arde como un infierno.

Darryl el Scanner

El montaje paralelo enfatiza cada comportamiento y contribuye a comparar y diferencias a los dos bandos de mentes, que defienden con argucias sus intereses. Uno de los personajes secundarios , y quizàs el mejor moldeado al asumir una frìa crueldad , es el Dr Paul Ruth (Patrick McGoohan) quien con su apariencia intelectual y de hombre de mundo (un poco a lo "Canibal "Lecter de "El silencio de los Inocentes") despierta lo negativo y el "descontrol de los instintos" de sus allegados. Simbolìcamente , actua como el padre de estos seres especiales pues conoce su origen y los forma como tales. Sin tener el poder de ellos, manifiesta una personalidad fuerte, enèrgica y manipuladora. Bastan unos primeros planos para sentir la seguridad de su palabra y paternalismo convencido.
La cabeza que explota al iniciò.

Esta imagen de Dr Frankenstein , hacedor de la "Nueva Raza" pudo correr el riesgo de perderse y dejar paso al enfrentamiento mencionado lìneas arriba, pero su presencia es contundente y conductora. La tensiòn provocada va "in crescendo" y es equilibrada con situaciones de calma , que son pocas a pesar del uso de exteriores, que , en teorìa , deben darle "aire" al espectador porque la càmara nos ubica en lugares cerrados y nos hace participes de la acciòn y la violencia explosiva de la carne , como el encuadre del cràneo que estalla en mil pedazos. Escena directa, cruda , y sin una càmara lenta que nos distancie, con el fin de meternos en esa hiper-realidad de sangre rojisìma y ojos blancos desorbitados.

El Scanner Cameron.

Podrìa correrse el riesgo de etiquetarla de truculenta y sòrdida, ¿Pero por què tenerle miedo a esos cliches? Lo interesante del asunto es que no vemos una agresiòn gratuita que surge como respuesta a estìmulos tipo "Rambo" (First Blood,1982), sino como resultado de una serie de mecanismos argumentales provocadores de angustia en la audiencia y que son permisibles en el gènero. La manufactura tècnica destaca en la fotografìa de Frank Irwin, solvente y eficaz, y en el guiòn de Cronenberg que, aunque tradicional en su estructura , explora nuestro lado perverso, malèfico, valièndose de efectivos trucos que forman parte de la progresiòn dramàtica y no se reposa en ellos, pues su apariciòn es dosificada hasta llegar al clìmax aterrorizante de la lucha final.

La mujer tiene una presencia un tanto dèbil, la "Scanner" Kim Obriest (Jennifer O`neil) no es la heroìna, ella solò colabora, ayuda, alienta. En los crèditos aparece como actriz principal pero en la pelìcula es secundaria. Pese a sonar muy subjetivo, ella representa a la "Nueva Maternidad" de una generaciòn supra-normal , dando al pùblico una satisfacciòn tranquilizante y esperanzadora en la imagen de este "Especial Mesìas" llamado: Cameron.

(*) Las fotos han sido tomadas de www.Dimensiònfantàstica.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada