sábado, 12 de mayo de 2012

Homenaje al Critico de Cine Nelson Garcìa Miranda: El Estrangulador de Rilllington Place, de Richard Fleischer -1971 . 2º Parte.

Por: Nelson Garcìa Miranda

 
Màs noche, Mr Christie escarba una fosa en el traspatio de su casa. El càdaver de Mrs Muriel Eady està a su lado. (Un inquieto y angustioso ladrido se oye no muy lejano e intermitente). Es un instante la pala con que escarba tropieza con los pies de otro cadàver sepultado : Duodècimo dato complementario. Cièrrase este apartado.  


 Conclusiòn : La enumeraciòn de los elementos de informaciòn,especìficamente cuatro constataciones (A,B,C,D) y doce datos complementarios , inherentes cualitativamente en el relato ,evidencian el  interès cuantitativo con que Fleischer reseña esta parte inicial de su film, aùn cuando no llega a durar màs de 3 minutos. El pormenorisado uso y mostraciòn de objetos, de la placa de  la calle a la cortina, de la taza de tè al anesteciante , nos revela la importancia que les da el realizador como entes y presencias. Ya se ha dicho , y con mucha razòn , que Fleischer , es de los que considera a los objetos, individualmente , como accesorios , y en conjunto , escenario , del cumplimiento de un destino. Aunque es importante señalar que no lo hace en un sentido fatalista, o constataciòn de predeterminaciòn, sino como un interrogante, del decurso del ser en un medio .

De ahì, esa planificaciòn que, cerca o lejos de los personajes , mantiene al espectador al mismo nivel de desapacionada impresiòn frente a una acciòn que surge presagiadora, crece tensa y culmina violenta finalmente, registrando todo con la impavidez de un objeto . Y , por lo mismo, no tendrà este film -crònica el sensacionalismo que parece sugerir mi exposiciòn anterior, sobretodo el instante de la violaciòn-estrangulaciòn , el cual es suspendido luego de una inteligente acciòn de sugerencias. Es muy del estilo fleischeriano: "Nunca muestro la violencia directamente, sino màs bien las consecuencias de ella; casi la sugiero. (Izq: El director).Las consecuencias en sì son suficientes, y ha habido gente que me ha contado escenas de mis pelìculas que nunca se habìan hecho, y que sin embargo eran imàgenes que les habìan sido sugeridas por aquello que habìan visto". (2). Caracteristica  de estilo que  corresponde  , por supuesto , a una posiciòn moral : " Para mì - continùa diciendo el realizador - este sistema de mostrar las consecuencias es mucho màs efectivo  y, al mismo tiempo ,no resulta ofensivo " (Declaraciones de Fleischer en España , 1964, entrevistado por Film Ideal - Nº 139).

II.- 

Puede decirse que el film recomienza con la imagen inicial de este apartado : Un desequilibrado perfil urbano de Rillington Place , de dìa (cuya exclusividad en esta parte , y reediciòn durante el desarrollo, nos  serà revelado , màs tarde). Y que el relato vuelve a iniciarse en el instante en que Tim y Beryl Evans (izquierda) , se apean de un auto para solicitar informes sobre el alquiler de un departamento en la casa de J.R .Christie. En esta parte , la crònica de suceso prosigue, aunque se independiza de la primera, por su diferencia de caràcter fàctico. Al informe sucede la participaciòn. Los protagonistas seràn puestos, de principio a fin, en situaciòn. Es decir, en la suposiciòn de acciòn (puesta en escena) de lo qu sucediò desde la permanencia de la familia Evans subarrendando algunas habitaciones de Mr Christie , asì como el proceso-comparendo Tim/Christie  por la muerte de Beryl (gestante), y su bebè, hasta el ajusticiamiento de Tim (cuando Christie es el autor intelectual y fisico del doble homicidio), el planteamiento del film incidirà sobretodo en la problemàtica extra policial del caso. 

La crònica es escamoteada por una interiorizaciòn del suceso. Se intimiza hasta hacer imposible, en la crìtica ,una enumeraciòn y clasificaciòn informativa, como en el apartado I (3). Y es que en el II , màs que el àrbol interesa el bosque, figuradamente hablando. El primer elemento que Fleischer formula es el del medio ambiente de la època (1949), para lo cual encuadra aquel fragmento de la calle del estrangulador con que abre, reexpone y cierra este apartado. Pues su soledad, morbidez y serena perniciosidad no es diferente a la naturaleza de J.R.Christie ; ni su promiscuidad, abandono y lugubrez , contraria a Tim y Beryl . El , un oscuro obrero , analfabeto , alienado por el contexto industrialista de una Inglaterra de post-guerra, y ella, una sufrida ama de casa, neuròtica por una rutina de cocina, una inesperada concepciòn, y los berrinches de una bebè desolada. 

En  este ambiente, màs los objetos que contribuyen a confirmar la precariedad , todo en la pareja es propicio a la desaveniencia . màs violenta aùn cuando Beryl anuncia su estado de gestaciòn y la rèplica de Tim por la imposibilidad de sostener un nuevo miembro en el magro presupuesto familiar. Seguido de la propuesta definitiva de ella para "hacer algo" , y la rotunda e inmediata negativa del marido. Y aùn asì, todo està dispuesto a J.R.Christie para proponerse, y màs tarde, ser solicitado como desembarazador del problema. 

(*) El articulo proviene de la revista Hablemos de Cine - Nº 63 - año 08 - Enero,febrero,marzo 1972.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada