domingo, 13 de mayo de 2012

Homenaje al Crìtico de Cine Nelson Garcìa Miranda: El Estrangulador de Rillington Place, de Richard Fleischer-1971-3º Parte.

Por : Nelson Garcìa Miranda. 

Y por lo mismo , la violaciòn - estrangulaciòn , como en Mrs Muriel Eady, en Beryl, como sì aquella fuera un trailer o sinopsis de èsta. Con parecida ceremonia : Invitaciòn de la taza de tè, la solicitud de confianza y relax; e idèntico procedimiento: El anesteciante . Aunque està vez no es descubierta la naturaleza de su efecto. Procediendo, asì, una segunda fase de constataciòn y complementaciòn de una informaciòn planteada en el apartado I, o al inicio del presente.



Ejemplos: Mr Christie subarrienda su domicilio, pues ya no pertenece a la policìa. Tiene mujer y vive con èl. Atrae a sus vìctimas , aseguràndoles que tiene conocimientos bàsicos de aborto. Su habilidad en el uso del improvisado anesteciante , a base de gas propano, se debe  - como manifiesta a Beryl - a haberlo aprendido en la 1º Guerra Mundial , en la que estuvo. Aunque tambièn puede ser un mètodo de tortura policial , en la que sirviò. Asì mismo, recuèrdese aquella actitud obscesa de èl, de asomarse apenas, por la cortina, o por la puerta, cuando alguien llama, que sugiere un evidente complejo de culpa. (Izq: el verdadero J.R.Christie).  La misma actitud con que Fleischer dirigiò la càmara en el apartado anterior , se repite en èste, aunque su significado es diferente. En aquel su impavidez invocaba el testimonio de los objetos, en èste se convierte en un testimonio objetivo, y por lo mismo, no menos critico e inquieto y ontològico interrogante de la alienaciòn humana en un sistema capitalista industrial. 


Su recreaciòn de la Inglaterra de post-guerra cumple ese fin, aparte de ser un preciso contexto para el caso de Rillington Place , del cual tanto J.R. Christie como Tim y Beryl son producto y vìctimas. Al respecto , gracias a Fleischer, , en una nueva y excelente direcciòn de actores, ya puede decirse que Richard Attemborough protagonizando a J.R.Christie , ha hecho el mejor rol de su carrera. Pues en ningùn papel , su semblante rechoncho, apacible, y esa irresistible simpatìa suya , tiene en El estrangulador...; esa fascinante bonhomia maligna. Personalmente , jamàs ha estado mejor parecido a nuestro Pablo de Madalengoitia. En cuanto a John Hurt (Tim), y Judy Geeson (Beryl), si bien en èl nos alegra descubrir a un nuevo y extraordinario actor inglès, y ella se reinvindica de su rol en la insoportable "Al Maestro con Cariño", basta decir que sus interpretaciones como la proletaria familia Evans, màs social y polìticamente reconocible , vale por todos los obreros mostrados por el Free Cinema Inglès.
Para ejemplo, recuèrdese aquella secuencia en la que Tim, aùn atenaceado por el dolor, ayuda a Christie a arrastrar el cadàver de Beryl, en la misma noche de su muerte, a un escondite. (Izq: cuarto donde enterro los cadàveres). No he visto una sola pelìcula de algùn nuevo director inglès, que haya logrado escena parecida. E, insisto, en que es suficiente cualquiera de los planos de Tim en esta secuencia , o ne los que se verifica su lado Billy Liar, fantaseando coartadas, para encubrir a Christie sobre el paradero del cuerpo de Beryl, o de su aturdimiento en el proceso -comparendo con Christie , y màs aùn del de su ajusticiamiento , como sì no creyera que realmente està sucediendo , para barrer con todos los personajes de Tony Richardson , Lindsay Anderson, John Schelesinger, y otros. Es màs, lapida definitivamente todos sus presuntos testimonios sobre el proletariado urbano de la isla. 

Por su planteamiento , es de considerarse que "El estrangulador.." es a Fleischer , acaso sin habèrselo propuesto, lo que El Proceso es a Kafka, y superior aùn a la adaptaciòn de la misma que hiciera Orson Welles . Y por su economìa de recursos y perfecta concresiòn de intenciones, lo que Psicosis es para Hitchcock. Y no soy el ùnico en estimar el film como la obra maestra de Fleischer.

III 


Este apartado se incia con una introducciòn que marque especìficamente su separaciòn del segundo - excepto la desapariciòn de aquella imagen de un  desequilibrado perfil de Rillington Place, al que hacìa referencia aneriormente - , y se parece por su caràcter del relato al primero.(Izq: fachada de la casa de Christie).  Aunque evidentemente viene a ser una conclusiòn de reflexiones que se enuncian tanto en aquel como en el segundo. En èl, volvemos a seguir a J.R.Christie, algunos años despuès del homicidio personal y estatal de la familia Evans. Se dan tambièn nuevos datos complementarios de informaciòn anterior. Su situaciòn econòmica ha seguido decayendo. Està retirado definitivamente del trabajo . Se ha agravado aùn màs su enfermedad en la columna , impidièndole alzar o depositar cualquier peso. La promiscuidad de su hogar es mayor, y tiene desaveniencias con su mujer. 

Durante una de ellas, ella le insinùa decididamente que èl es el asesino, y naturalmente , esa noche  Christie la ahorca mientras duerme y la sepulta en el piso del dormitorio. Con este hecho se desprende una nueva constataciòn. No es difìcil creer que ella no ignora desde el principio los delitos de su marido . Recuèrdese la secuencia en que Christie le anuncia que ha encontrado a la bebè de Beryl tambièn ahorcada . Pero por conveniencia o miedo nunca lo denunciò. Solò se limitò a serle fiel , ser su secreto còmplice, y a temerle. Mucho despuès de esto, Christie logra atraer a otra gestante, y tambièn la viola y estrangula . Aunque de esto sòlo vemos hasta el momento en que la ha convencido - instante que se conecta, comop en un juego de atar cabos sueltos, con el de Muriel Eady, que al inicio veìamos dirigièndose a la casa del estrangulador - y luego, cuando se dispone a esconder su cadàver. 


Acosado por la miseria , Christie vende su casa. Pero antes de entregarla, camufla la puerta de un depòsito pequeño de cocina. (izq: Fleischer - segundo de la Izquierda -conversando con los actores). Despuès , el nuevo arrendatario , buscando el origen de una fetidez, descubre allì 03 cuerpos enfardelados. Con los cuales , sumarìan 09 las victimas del estrangulador en el lapso de 1944 a 1959. Finalmente , Christie es apresado casualmente cuando caminaba tranquilamente por un parque de Londres. Siente casi satisfacciòn de ser reconocido , aùn sin identificaciòn por un policìa. Y con esto hay un nuevo dato sobre la enfermiza personalidad homicida del estrangulador. Ya antes le habìamos visto conservar recortes de periòdicos en los que se trataba del juicio en que se vio envuelto  y, despuès en el asilo en que se aloja, saca y muestra otros en los que se habla del hallazgo de un buen nùmero de cadàveres en su antiguo domicilio. Y entonces , en la ùltima imagen del film (un primerìsimo plano, inmòvil, del rostro de Christie  conducido por el policìa ) , aparece la ùltima informaciòn que nos brinda Fleischer del caso de Rillington Place, en sobre impreso: 

" Diez años despuès el cadàver de Timothy Evans fue extraìdo del pabellòn de ajusticidos , y fue sepultado en el cementerio local. Y su nombre fue reinvindicado. "

(1) Subtitulo que tambièn aparece en sobre impresiòn y con el que se inicia esta primera parte del film. 
(2) No sòlo la violaciòn y estrangulaciòn de Muriel Eady es tratada sugestivamente , sino tambièn, posteriormente , la de Beryl Evans, y el resto de vìctimas del asesino.
(3) Aunque podrìa desglozarse minuciosamente el film para asì apreciar el complejo e interesante movimiento del relato -crònica , en el cual cumplido un dato complementario se convierte en informaciòn a constatar, y la constataciòn misma en un nuevo enunciado. 
(4) Para mayor informaciòn de la obra y estilo de este realizador, veanse, los nùmeros 34 y 43-44 de Hablemos de Cine.  (Izq: Tim y Beryl evans siendo niños).

(*) Este articulo proviene de la revista Hablemos de Cine  Nº 63- año 08-Enero,febrero, marzo 1972.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada