jueves, 27 de octubre de 2016

LA NUEVA PELÍCULA DE MARVEL STUDIOS DOCTOR STRANGE: HECHICERO SUPREMO IMPACTA CON SUS ASOMBROSOS EFECTOS VISUALES

Las aventuras de los libros de historietas de Doctor Strange siempre se caracterizaron por tener unos escenarios increíblemente surrealistas y realidades alternativas, una tradición que la nueva película de Marvel Studios siguió al pie de la letra. Para ello, el departamento de arte de DOCTOR STRANGE: HECHICERO SUPREMO se enfocó en el trabajo de Steve Ditko, el primer artista que dibujó al héroe en los libros de historietas. Para realizar la película intervinieron 49 profesionales que crearon más de 3.000 diseños de concepto y 40 maquetas de los sets, siguiendo diseños geométricos que forjaron el estilo alucinatorio. 

El rodaje de DOCTOR STRANGE: HECHICERO SUPREMO se dividió entre las ciudades de Londres, Nueva York, Katmandú (Nepal) y Hong Kong. Para crear un clima ideal de magia, se construyeron 21 sets de enorme escala e increíble nivel de detalle: el más grande fue el set de los jardines y calles de
Kamar-Taj
que medía más de 1.200 m2. Algunas de las escenas de interiores también se rodaron en la histórica Exeter College, que forma parte de la Universidad de Oxford, donde estudió J.R.R. Tolkien, entre otras personalidades destacadas.

Todo este cuidado por el aspecto es realmente importante porque en la década de 1960, Steve Ditko invirtió todo su talento en el diseño de paisajes distorsionados y mundos fantásticos en las aventuras de Doctor Strange. Estos conceptos surrealistas sumados a los argumentos metafísicos del autor Stan Lee convirtieron las aventuras del Maestro de las Artes Supremas en un éxito entre los estudiantes universitarios de la época. Muchos lectores incluso sostenían que la apariencia del héroe recordaba al actor Vincent Price, quien interpretaba a un poderoso hechicero en la película El cuervo, estrenada en 1963, y dirigida por Roger Corman.


Otra curiosidad: un fragmento de uno de los números de Doctor Strange apareció camuflado en la tapa del álbum de 1968 de la banda británica Pink Floyd: A Saucerful of Secrets. El arte psicodélico del resto de la imagen, por cierto, también sirvió de referencia para las diferentes dimensiones que visita el héroe en los cómics. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada